PISCINA SI, PERO NO ASÍ

El gobierno local del PSOE Mula plantea la gestión de las piscinas con un modelo que supone un coste aproximado de medio millón de euros anuales.

PISCINA SI

En nuestro programa electoral con el que nos presentamos a las elecciones municipales en 2019 establecía literalmente: “Adecuación y puesta en marcha de la piscina climatizada”.

Siguiendo la línea del compromiso adquirido, defendemos la apertura de estas instalaciones y los beneficios que reporta en las personas que hacen uso de ella, siendo alternativa de ocio saludable en todas las ratios de edad. Por tanto consideramos que esta actividad no debe ser analizada, exclusivamente, en términos económicos.

PERO NO ASÍ

Decía Albert Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

Nuestra mayor discrepancia con la propuesta del gobierno local del PSOE es por el modelo de gestión planteado basado en entregar el servicio a una empresa. Para defenderlo nos argumentaron razones económicas, es por ello por lo que basaremos en este mismo concepto nuestras razones para oponernos.

Todos/as recordamos como se cerró la piscina en 2012, el ayuntamiento acumuló una deuda con Aqualia de 1,2 millones de euros, pues bien, el equipo de gobierno del PSOE pretende abrir esta instalación sin hacer ninguna adecuación ni haber invertido un solo euro en hacer de estas instalaciones un servicio más eficiente. Nos referimos al tema de eficiencia energética, aislamiento, reducción de la capacidad del vaso para tener menos volumen de agua que calentar, bajar los techos… Además, curiosamente, vemos como nuestro campo se llena de placas solares, regalando impuestos a quien lo hace, y somos incapaces de instalarlas en el techo de nuestras instalaciones. Así, se plantea abrir estas instalaciones exactamente en la misma situación que se cerraron, o peor aún, con los problemas estructurales y de funcionamiento ocasionados tras 10 años sin usar.

Dicho esto, en Izquierda Unida – Verdes Mula proponemos, previo acondicionamiento de las instalaciones en los términos indicados, una gestión municipal directa del servicio que, al margen de razones expuestas de calidad en el servicio prestado, consideramos menos gravosa para las arcas municipales. El modelo propuesto, que anunció a bombo y platillo el alcalde en rueda de prensa la semana pasada, se basa en otorgar este servicio público a una empresa para que lo gestione a cambio de 420.000€ anuales y demás el ayuntamiento asume el coste energético que se calcula entre 70.000 y 100.000 € anuales, es decir, la gestión anual de estas instalaciones, en las condiciones propuestas, nos costará a los muleños y muleñas aproximadamente medio millón de euros anuales. También aprovechan la ocasión para privatizar la gestión de las piscinas de verano, unificando ambas instalaciones en un mismo paquete para entregar su gestión al sector privado, cuando habría sido oportuno hacer justo lo contrario.

Los argumentos con los que defendían la gestión privada de las instalaciones eran que el coste del personal sería menor, 270.000€ si lo hace directamente el ayuntamiento y 226.000€ si lo hace una empresa privada. Curioso el argumento, ya que lo único que estaban defendiendo era una situación laboral más precaria para el personal. Se le cayó la O de obrero a este PSOE con ese comentario. Pero hay otros argumentos, también económicos, que obviaron a la hora de proponer la gestión privada. El hecho de que una empresa gestione las piscinas de Mula supone unos gastos indirectos (Gastos Generales 13% y Beneficio Industrial 6%) que comportan un total de 55.483,47€/año, si a esto le sumamos el IVA que recibiría la empresa de 72.975,36€/año, no recuperables por el Ayntamiento, podemos decir que, la gestión privada por parte de una empresa supone 128.000€ cada año que no serían necesarios si se hiciera directamente por el ayuntamiento.

A tenor de esto, el PSOE en Mula, cada vez que tiene una ocasión para demostrar su posición progresista, la desperdicia. Podría defender la gestión pública de los servicios que, además de ser un servicio de proximidad y cercanía con el ciudadano supone, como ya hemos demostrado, una gestión más eficiente del mismo. Pero no, siguen prefiriendo entregar el servicio a una empresa la cual no asume riesgo ninguno ya que tiene asegurados 420.000€ anuales. Evidentemente, la gestión desde lo público, conlleva un trabajo y esfuerzo que el gobierno municipal ya ha demostrado, no querer hacer. Les importa más la foto que el fondo y parece ser que no les duele en absoluto el desembolso de dinero público si con ello pueden sacar un buen titular. No obstante, tenemos serias duda de que este nuevo servicio que se pretende prestar tenga el visto bueno de la Intervención municipal puesto que el mismo supone un incremento de gastos corrientes cuya financiación no está garantizada salvo que pretendan subir los impuestos al pueblo.

Por todo esto, se nos plantea esta cuestión:

  • Si contratas con empresas privadas las obras, el centro de día, el suministro de agua, mantenimiento de alcantarillado, depuración de aguas, mantenimiento de alumbrado público, ceden la gestión de los montes públicos, consorcian el tratamiento de residuos urbanos, servicios de recaudación, asesoría jurídica, contratan empresas para la organización de las fiestas patronales y ahora entregan el servicio de piscinas a una empresa, ¿Para qué tiene este gobierno municipal 4 personas a sueldo (tres concejales y el alcalde) si cada vez ceden más su gestión al sector privado?

Más información:

Antonio Moreno Gil, concejal y portavoz de IU Verdes en el Ayuntamiento de Mula antoniomorenogilmula@gmail.com