Acequia Mayor. Lo que ocurre en el municipio de Mula

Nuestra revista nació en primavera de 1999, semanas después del terremoto que nunca olvidaremos. Aquí publicamos el primer editorial del número 0. Hoy creemos que no ha perdido vigencia lo que entonces se expresaba y define muy bien la actual línea editorial.

📰
🗞
📝

Esta revista surge como iniciativa de Izquierda Unida de Mula con el fin de atender en lo posible, de una forma abierta y participativa, las necesidades de expresión de todos los vecinos de este municipio y de la propia organización que la impulsa.

En la anterior legislatura municipal Izquierda Unida planteó, a través de su concejal en el Ayuntamiento, la necesidad de crear una revista local, de contenido informativo y divulgativo, que contribuyera a dotar de más cohesión a toda la población de Mula y sus pedanías. Este proyecto fue rechazado en su momento por todas las fuerzas políticas con representación institucional, a excepción de la proponente. Años posteriores hemos estimado que este era un esfuerzo que podíamos asumir, a la vez que la situación de hoy demanda con más intensidad cubrir un amplio espacio de información que no llega nunca a los ciudadanos. Pero, sobre todo, nos guía el deseo de poner a disposición de los muleños un instrumento de comunicación y expresión, como ya hemos dicho.

Tenemos claro que esta revista sólo va a cumplir sus objetivos en la medida que se acoja con ilusión por los lectores y colaboradores, que esperamos sean muchos.

La revista se llama “Acequia Mayor”, y no es por casualidad. Todos sabemos que si hay algún elemento que ha sido determinante en el nacimiento de Mula, ese ha sido la construcción de la red de acequias y sistemas de riego que han hecho posible nuestra huerta. Sobrepasando ideologías, razas, religiones, etc., a lo largo de la historia, la Acequia Mayor siempre ha permanecido en Mula suministrando la savia necesaria para nuestro desarrollo y bienestar. Lo que somos, y lo que hemos sido, siempre ha estado determinado por esta obra civil, a mi juicio más importante que nuestro emblemático Castillo. Esta revista también es un modesto homenaje a ese monumento, útil hasta nuestros días, que quizás estemos dejando que muera.