LAS CAPAS DE LA ‘CEBOLLA’ DE LOS TERRENOS DEL PUNTARRÓN II

Hecho este inciso, vayamos con la tercera capa de la cebolla: cuando el juez condena a la compra de los terrenos al ayuntamiento, es porque este no se presentó al juicio, obligando a aquel, en ausencia de defensa de una parte, a tomar esta decisión en favor de la otra; es decir, a favor de los propietarios de los terrenos. Como esta decisión se tomó a sabiendas de las consecuencias que tendría, estimo que fue una decisión premeditada del Gobierno municipal del PSOE presidido por Juan Jesús Moreno.

Si seguimos pelando esta cebolla, a la vez que retrocedemos en el tiempo vemos que la misma causa judicial que acabo de mencionar fue promovida en su día por el propio ayuntamiento frente a los propietarios de los terrenos con la intención de resolver un convenio preexistente (JGL de 21-03-2014). Gobernaba entonces el Partido Popular, lo que explica, pero no justifica en modo alguno, la inconsistencia que supone que, cuando se celebró el juicio, la parte promotora de la causa no se presentara al mismo con lo que esto suponía a nivel práctico en favor de los intereses de los propietarios y contra el propósito del ayuntamiento de resolver el convenio, que de este modo se vio truncado.  Esto último ocurrió, como ya he dicho, estando ya el PSOE con Juan Jesús Moreno de alcalde (2015 en adelante). Esta actuación de su Gobierno fue una deslealtad hacia el ayuntamiento.

Si quitamos otra capa de la cebolla, nos encontramos con que, años atrás, el alcalde Diego Cervantes (PSOE) firmó, al final de su mandato,un convenio con los propietarios para obtener la cesión anticipada de los terrenos, adquiriendo a cambio el compromiso de compra (7-06-2011). Esta actuación se hizo cuando ejercía como alcalde en funciones porque acababan de celebrarse elecciones y era inminente la toma de posesión de un nuevo gobierno del PP. Aparte de la gravedad en sí de lo comentado, no es menos grave que, con un gobierno en minoría desde que expulsó a Izquierda Unida del mismo al inicio de esa legislatura, prescindiera de obtener el preceptivo acuerdo favorable del pleno de la corporación, porque sabía que no lo iba a obtener –el Pleno es el órgano competente en este asunto–. Así pues, tiró por el camino de en medio. Debían de ser muy fuertes los compromisos que tenía con estos propietarios o con la operación proyectada –negocio para algunos– para jugársela así y, de paso, jugárnosla a todos los vecinos, que somos los que hemos acabado pagando unos terrenos para ‘aparcamientos’, que es como decir que se han comprado para nada. ‘Para este viaje no hacían falta estas alforjas’.

Continuará…

José Ángel exconcejal de IU en el ayuntamiento y actual secretario de finanzas de IU-Verdes Mula.