LAS CAPAS DE LA ‘CEBOLLA’ DE LOS TERRENOS DEL PUNTARRÓN I

Comenzamos a publicar una serie de artículos para comprender todo sobre los terrenos del Puntarrón. Por José Ángel Marín Martínez

La apertura del aparcamiento del Puntarrrón, como si de una cebolla se tratara, es esa primera capa no comestible que desechamos y que deja traslucir, por su inconsistencia y delgadez, las capas interiores, las verdaderamente sustanciosas de este asunto.

La apertura de este aparcamiento es el resultado final de una gestión municipal digna de estudiarse en los másteres de Gestión Pública como ejemplo de lo que no se debe hacer. Es una gestión en la que confluyen muchos elementos de nuestra reciente historia que vienen a constatar un fracaso tras otro de las políticas municipales, de diferentes gobiernos y en diferentes áreas. Resulta que en este asunto el Gobierno actual ha tenido que ‘hacer de tripas corazón’ al verse obligado a ‘tragar’ con la compra de unos terrenos por una decisión judicial y, como no tenía previsto hacer nada con ellos, los destina a aparcamiento. A continuación, en un ejercicio de contorsionismo político, nos quiere convencer de que con ello ha venido a satisfacer, por fin, una ansiada necesidad del barrio. Pero esto es solo la segunda capa de la cebolla que voy a ir pelando, a riesgo de hacer llorar a quien lo lea.

Este barrio y aledaños donde nací y pasé parte de mi niñez– han venido aportando desde siempre relevantes miembros a la corporación municipal, de los que cabía esperar un mayor atino y sensibilidad para identificar los problemas importantes que tienen y un compromiso firme en su solución; en cambio, la historia reciente evidencia que, desde principios de los años noventa del siglo pasado, poco a poco ha quedado marginado de la gestión municipal. Aun siendo una parte muy importante del casco histórico de nuestra ciudad, el desplazamiento progresivo del centro urbano y la ausencia de intervención de los sucesivos gobiernos han ido agravando los problemas que siempre ha tenido, algo –estoy convencido de ello– que podría haberse evitado. Por eso, añadir unos cuantos aparcamientos para coches después de tantos años suena a muy poco si consideramos la cantidad de problemas que se han ido acumulando –muy mala accesibilidad, ausencia de comercios y servicios cercanos, despoblamiento y abandono de viviendas, mala dotación de electricidad y otros suministros, inseguridad ciudadana, y otros más–.

Continuará…

José Ángel exconcejal de IU en el ayuntamiento y actual secretario de finanzas de IU-Verdes Mula.